Entrevista a Anna Eugercios | Gobernanta de los Hogares de Fundación Aspros

Entrevista a Anna Eugercios | Gobernanta de los Hogares de Fundación Aspros

Anna Eugercios dice que quizás viene de Galicia… por el apellido, que a mí me parece poco sentido. “Los gallegos son en todas partes, no?”… reímos.

No sé de donde viene Anna, pero es como un mar en calma. Se respira paz a su lado, se está serenado, exuda confianza. Tienes la sensación que si le dices algo te entenderá y no marchará de allí. Es como una madre, dice ella, que casi se puede decir que hace vida a los Hogares de Aspros. Anna es gobernanta de los Hogares de Fundación Aspros… que vendría a ser… la persona que lo coordina un poco todo. Desde la ropa hasta los secretos, desde el moratón turquesa del vestíbulo del nuevo piso que está habilitando hasta que no le falte de nada a Pepa, la perrita que tienen a los Hogares. Esta sí que sabemos de donde viene. Nació por Sant Josep… qué otro nombre le podíamos poner…?

Cómo es que eres aquí Anna?

Siempre me ha despertado la curiosidad la vida de las personas que se encuentran un poco en el margen… bien, que nosotros consideramos al margen. A Aspros he aprendido las barreras a las personas con discapacitado las ponemos las personas sin discapacitado. Yo he descubierto un mundo sorpresivo atansant-me a estas personas. De hecho yo he vivido con absoluta normalidad la discapacidad de mi hermano, quizás esto y la curiosidad por todo aquello que rodea las personas y sus vidas me ha traído hasta aquí. El trabajo que hago es mi pasión. Ya hace 17 años que soy aquí y continúo absolutamente enamorada.

Cuando dices que eres como una madre quieres decir que te lo explican todo?

Yo diría que casi. Es una suerte que nos lo podamos explicar todo. A los Hogares hacemos talleres de gestión de las emociones y estamos acostumbrados a hablar de todo. Aprendemos cada día, por muchos protocolos de actuación que queramos hacer, cada día es diferente y nos enriquece.

El proyecto de Hogares de Fundación Aspros es una apuesta muy decidida por la autonomía. Cómo se consigue este milagro?

No te pienses que no tenemos de miedo. Claro que tenemos. Pero si primero acompañamos bien, después podemos soltar y mantenernos cerca, por si nos necesitan. Lo tenemos que probar, es un paso hacia la libertad, hacia ser un mismo. Actualmente hay un centenar de personas que viven en Hogares de la Fundación, con diferentes grados de autonomía. Esto es posible porque creemos en el proyecto, en definitiva, porque creemos en las personas.

Qué haced cuando salís?

Pues nos vamos de compras. Es muy importante cuidar el autoimatge, que todo sea bonito. También que nosotros nos veamos bien y esto lo practicamos en talleres de imagen personal y cuando salimos a comprar ropa. Nos miramos los unos a los otros y nos asesoramos: quizás te quedaría mejor esto, no encuentras? Siempre desde el respeto. Verse bien, aprender a tener un criterio estético… todo esto también ayuda a la autoestima, a un mismo.

He sentido que decías que quieres poner espejos al piso nuevo y no cuadros…

Sí, quiero poner espejos porque quiero que se miren y se vean. Y quiero que todo sea precioso, agradable, que se sientan en casa y que se sientan orgullosos de estar. Que encuentren confortable el lugar que habitan, porque es su hogar.

Ya tienes razón que eres como una madre

Sí que lo soy. De hecho por mí los chicos que viven aquí es cómo si fueran mis hijos. Hay que los conozco desde que entraron, toda una vida!. Quizás no había tenido nunca la confianza total de alguien hasta que he venido aquí, ni de mis mismos hijos!

Explícame algún hecho que te haya emocionado

Dos chicos se sacaron el carné de conducir, fue muy emocionante la recompensa después de un gran esfuerzo por parte suya. El que para nosotros parece algo normal para ellos es extraordinario. Y otra cosa que me robó el corazón es que el día de la madre me hicieron un dibujo. Piensa que aquí hay muchos chicos tutelados, sin familia o que la familia no los puede atender. Nosotros somos su familia.

Cómo ha cambiado tu visión del mundo el hecho de entrar a trabajar a los Hogares?

Mi manera de ser ha cambiado totalmente, conocer esta realidad te lo modifica todo, aprendes a valorar el que realmente es importante. Ves personas que son felices con muchas menos cosas de las que tú tienes y esto te hace pensar mucho.

El equilibrio es posible con menos cosas de las que queremos, aquí aprendes que hay otra manera de vivir con la misma calidad o con más calidad incluso.

Y que haces cuando no eres a los Hogares?

Ui! Quizás redecoro casa, cosa que a mi marido no le gusta mucho. Sólo el hecho de decir… “había pensado…” ya lo pone en alerta. Pero bien es verdad que el único que quiero es una vida sencilla y tranquila, rodeada de mi familia. Me encanta el silencio, leer, escuchar música… No necesito grandes emociones, esto ya me ha pasado. Que ya soy abuela! Tengo dos hijos y tres nietos… pero no puedo hacer mucho de abuela, sólo los fines de semana. Tienen una abuela de domingo, que más quieren! Para decirlo rápido, cuando no soy a los Hogares o estoy en casa desconectada del mundo o busco el contacto humano de los más cercanos.

Así que vienes de Galicia?

No! Lo decía porque me comentabas que este apellido te parece extraño. Mi padre era un individuo muy interesante, quizás por eso también tenía un apellido interesante. Era una persona que buscaba saber, que se preguntaba, que siempre te aportaba algo nuevo. Un hombre del que he heredado la responsabilidad y sobre todo el humor. El buen humor es el ingrediente principal para trabajar en Aspros! Y de la madre, estoy segura, he heredado la disciplina y la organización. Encuentro que lo hicieron muy bien mis padres!

Me explicas que a los Hogares habláis mucho y me doy cuenta que muchos de nosotros no tenemos ni tiempo de estar juntos en casa. No encuentras que es el mundo a la inversa?

Pues mirado así… un poco sí. Aquí el importante es la persona, reencontrar los valores humanitarios, es un mundo a la inversa pero en realidad es un mundo con sentido común, coherente… Quizás el que está a la inversa es el del resto del mundo. Aquí organizar una barbacoa o comer juntos una sartén puede ser una cosa extraordinaria. Que más podemos pedirle a la vida?

Compartir publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: